domingo, 1 de noviembre de 2009

En estos días, esta es mi pregunta, ¿cómo se salva una vida? Sinceramente no lo sé, yo lo único que sé que gracias a un medico compañero de trabajo de mi hermana, le salvó la vida por eso me siento con una emoción muy profunda, cuando sufrió mi hermana una parada cardiaca y el médico compañero acudió rápidamente para prestarle toda clase de ayuda, lo que parece imposible es resucitarla a base de un esfuerzo sobre humano, coraje es la palabra que resume su actitud. Siguiendo con el mismo tema el Dtor. Fernando Fernández que intentó desesperadamente dar vida a mi hermana merece todos los elogios del mundo y hacer también una mención especial al equipo médico que atendió a mi hermana y la solidaridad especial de tantos compañeros del Hospital Juan Ramón Jiménez.

Los últimos acontecimientos en mi vida, me ha hecho reflexionar y afianzar mi creencia en la ciencia médica pero también en la humanidad de estos, entre tantas paredes separadas. Mi agradecimiento a todas estas personas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal